Vestido de gendarme y planificado por su padre: preso advierte «plan de fuga» de narcotraficante en Concepción

El narco-imputado Franco Llanos debió ser trasladado de urgencia desde Concepción a Valdivia, luego de que uno de sus compañeros de cárcel alertara a Gendarmería de un plan para librarlo de prisión.


Según contó el infidente, todo estaría orquestado por el padre del acusado, un ex funcionario de la institución verde boldo, quien conoce al dedillo los protocolos de seguridad de la entidad a la que sirvió antes de dedicarse de lleno —según la PDI— al tráfico de drogas. “La información consiste en que el padre estaría planificando un intento de rescate desde el tribunal”, rezan informes internos a los que accedió BBCL Investiga.

La justicia autorizó el “traslado urgente” de Franco Ignacio Llanos Armijo (21). Sindicado como un peligroso capo narco, el imputado alcanzó notoriedad por haber encargado —según la indagatoria del Ministerio Público— la ejecución de tres de sus rivales a manos de sicarios del Tren de Aragua. Sus cuerpos aparecieron repartidos en un “triángulo” conformado por tres comunas del Gran Concepción. Todo como venganza por el asesinato de su cuñado ocurrido en el sector Santa Sabina.

Según nuevos antecedentes recopilados por BBCL Investiga, la decisión se da luego de que un “interno colaborador” alertara de un “plan de fuga” del recluso. Todo supuestamente orquestado por el padre del interno: un exgendarme, conocido como el Paco Checho.

Informes de la PDI lo perfilan como un activo dealer local encargado de la “gestión y adquisición de remesas de drogas desde el norte del país”. Para evadir a la justicia, apuntan las mismas fuentes, recibió ayuda de su hermana y su cuñado, ambos funcionarios activos de Carabineros. (ver El capo narco que trajo a sicario de Tren de Aragua para ejecutar rivales en “triángulo” de Concepción).

El propio Paco Checho alcanzó notoriedad luego de que enemigos protagonizaran una emboscada en su contra a plena luz del día, en una de las principales avenidas de la ciudad.

 


EL DATEO

Sea como sea, el supuesto plan de fuga consta en un informe técnico de Gendarmería. Fechado el 30 de mayo recién pasado, el texto da cuenta de que un testigo reservado alertó —bajo estricto resguardo de su identidad— las intenciones del Paco Checho para “rescatar” a su hijo desde el Juzgado de Garantía de Talcahuano. Se trata del mismo tribunal donde el imputado debía asistir en el marco de la indagatoria que allí se sustancia en su contra.

“La información consiste en que el padre del interno, producto del conocimiento que éste posee de la institución y de los protocolos de seguridad que se adoptan especialmente en esta región, estaría planificando un intento de rescate desde el tribunal”, reza el documento.

De acuerdo al escrito, la extracción de Franco se concretaría con “apoyo de diversas personas, mayoritariamente con extranjeros”. Todo ello, aprovechando el “poder adquisitivo” de la banda, con armamento de fuego y simulando la vestimenta de la Unidad de Servicios Especiales Penitenciarios (USEP) de Gendarmería. Es decir, la unidad de táctica de élite de la institución verde boldo.

La información recopilada por Gendarmería también apunta a que no se puede descartar que la “posible acción de rescate en comento se pudiera llevar a cabo en alguna otra salida, como una eventual comisión al hospital exterior”.

LOS ASESINATOS

Antecedentes contenidos en documentos internos de Gendarmería perfilan a Llanos Armijo como un recluso de alta connotación pública. Todo ello derivado de los graves cargos, vinculados al crimen organizado, que pesan en su contra: tres homicidios y tráfico de drogas.

Tal como reveló este medio a fines de 2023, al imputado se le acusa de haber contratado a sicarios del Tren de Aragua para ejecutar a Woldy Decimies, Alexis Raúl Evaristo Patiño y Aaron Nicolás Valenzuela Flores. Se trata de un haitiano, un venezolano y un dealer chileno, respectivamente, que participaron del homicidio del cuñado de Franco.

Los homicidios concitaron rápidamente el interés público y la atención de las policías, luego de que descubrieran los cadáveres repartidos por un “triángulo” conformado por Florida, San Pedro de la Paz y Hualpén. Quien permitió armar el puzle policial fue una testigo reservada: también terminó asesinada.

 

LÍDER NEGATIVO

Los mismos documentos sindican a Llanos Armijo como un “líder negativo” del Módulo 7 del Complejo Penitenciario Bío Bío.

De hecho, cuenta a su haber una pelea protagonizada el 3 de marzo de este año con armas blancas con otros internos. Según detalla el parte de la riña, todo se trató de una “lucha de poder entre bandas”. ¿El objetivo? “Quedarse con el control del patio”.

Fuentes de BBCL Investiga sostienen que precisamente esas rencillas pudieron haber llevado al infidente a denunciar a Llanos ante la Oficina de Seguridad Interna de la cárcel. Los mismos consultados aseveran que el “soplón” correspondería a un miembro de la banda del propio imputado.

Con todo, Gendarmería advirtió que el plan de fuga “podría vulnerar gravemente la seguridad del recinto, como además atentar contra la vida del propio interno, del personal de custodia y eventualmente de personas civiles que transiten en el momento de efectuar algún traslado”.

Así, solicitaron cambiarlo de recinto. Tenían dos opciones en mente: La Serena o Valdivia. Tras la autorización concedida por el tribunal, el imputado fue a parar a la capital de Los Ríos.

“Se autoriza el traslado urgente del imputado FRANCO IGNACIO LLANOS ARMIJO”, reza la decisión del Juzgado de Garantía de Concepción.

“MEDIDA ARBITRARIA”

Consultada al respecto, la defensa privada de Franco Llanos Armijo aseguró que el traslado de su representado no procedía, cuestionando los procesos internos de la institución.

“Estimamos que los protocolos de Gendarmería para efectos de traslados de imputados, con un comportamiento ejemplar, sin castigo alguno, sin condenas previas, amparados de todo en virtud del principio de inocencia, deben ser mas serios”, planteó el abogado Víctor Contreras.

En esa línea, el jurista apuntó que “no pueden fundamentar y especular cual Hollywood (sobre) una supuesta fuga, con supuestos rescates, con supuestos hombres armados, siendo que a mi defendido no le han encontrado ni un teléfono como para lanzar acusaciones serias y graves”.

Asimismo, advirtió que “fundamentan su petición en una declaración que hizo otro interno, conocido como un sapo y en base a lo que declaró ese otro interno toman a mi defendido y lo llevan hacia otro penal del país”.

Por último, el profesional afirma que “esto debe ser amparable, razón por la cual como defensa estamos estudiando la vía por la cual buscaremos impugnar esa medida derechamente arbitraria”.

 


EL TRASLADO

Sobre la situación, desde Gendarmería de Chile explicaron a BBCL Investiga que el traslado se materializó durante el fin de semana recién pasado.

“El personal del CP Bío Bío logró levantar evidencia de un posible plan de fuga externa por parte de un interno del establecimiento, frente a lo cual el tribunal correspondiente dispuso en base a la recomendación de la institución, la autorización del traslado de este imputado hacia otro recinto penitenciario”, detallan.

En ese sentido, indicaron que “es importante recalcar que Gendarmería de Chile tiene como función permanente el desarrollo de diligencias investigativas de tal manera de prevenir eventuales acciones que alteren el régimen penitenciario de cualquier unidad penal en el país como riñas, intentos de fuga, ingresos de elementos prohibidos o bien la comisión del algún otro tipo de delito o falta administrativa al interior de un recinto penal”.

En esa línea, informaron que “la reubicación del interno se desarrolló durante el fin de semana, en coordinación con los grupos especiales de traslado institucionales, sin registrarse ningún tipo de incidencia”.

Al cierre, sostuvieron que “el resto de antecedentes relativos a este procedimiento se encuentran en reserva por criterios de seguridad”.

Comparte en tus redes sociales

Noticias Relacionadas